Pequeños cambios, grandes resultados

Cada persona sabe cuando el ritmo de vida que lleva, así como sus hábitos diarios, la alejan de un estado de salud pleno. Esta percepción representa el primer paso para empezar a implementar pequeños cambios que generarán grandes resultados.

La necesidad de buenos hábitos no implica necesariamente un giro de 180°. Sí, los cambios pequeños, constantes y consecutivos, son generalmente la forma más segura de obtener grandes resultados.

La elección de transformaciones radicales, de un día para otro, buscando resultados rápidos (mágicos o milagrosos) puede ser tan contraproducente como no intentar nada.

Los cambios repentinos en la vida pueden terminar en variaciones de 360°. En otras palabras: terminan exactamente en el mismo punto de partida, pero con una enorme sensación de derrota en la espalda.

El poder de la mente

Mientras que hay muchas personas que creen en el enorme poder de la mente, también hay quienes creen que esto es más ciencia ficción que realidad. En cualquier caso, para que una persona cambie, el primer ítem en su lista de tareas es ciertamente querer hacerlo.

El siguiente paso es establecer claramente lo que quiere cambiar y por qué ; en este sentido, debe ser concreto y preciso, sin ambigüedades. En otras palabras, no se trata de pensar: `Voy a hacer más ejercicios’. Es necesario determinar el plan a seguir: por ejemplo, jugaré al tenis dos veces por semana, los martes y los jueves.

Mira también:   ¿Cuál es la mejor hora del día para hacer ejercicio?

Una máquina en movimiento

La razón principal para incluir más actividad física en las rutinas diarias es que el cuerpo humano está diseñado para moverse . Es decir, el estilo de vida sedentario va en contra de nuestra naturaleza. Además, cualquier músculo que no se ejercite termina atrofiándose.

A partir de esta idea, los argumentos individuales para ejercitar son totalmente válidos. El más común: perder peso, aumentar la resistencia física , reducir la ansiedad y el estrés, mejorar el estado de ánimo, etc. Otra razón que sigue siendo legítima: `porque el médico me recomendó’.

No se requiere ningún atleta de alto rendimiento

Mantener una rutina de ejercicio moderada, a alta intensidad, una o dos veces por semana, puede ser más que suficiente. Siempre y cuando esto se haga de forma constante y permanente a lo largo del tiempo.

Una excusa muy común que muchas personas tratan de justificar su falta de actividad física es que no tienen tiempo para ello. Sin embargo, no es necesariamente obligatorio pasar dos o tres horas en el gimnasio todos los días.

Lo importante es aprovechar al máximo los minutos disponibles, aunque sean pocos. Así que cinco kilómetros de trote suave cada domingo siempre será una mejor opción que no hacer nada; y el cuerpo siempre estará agradecido.

Mejorar la potencia

Junto con el ejercicio, una dieta equilibrada desempeña un papel clave para conseguir grandes beneficios para la salud. Una vez más, tomar conciencia de lo que está sucediendo es un requisito indispensable.

Es necesario saber qué alimentos se deben consumir regularmente, así como las consecuencias (positivas o negativas) que conllevan. Y luego, a partir de este conocimiento, actuar apropiadamente.

Mira también:   ¿Cuánto tiempo se tarda en ponerse en forma?

Salvo excepciones, incluso pequeños cambios en las dietas pueden ser suficientes para notar los resultados. Necesita disminuir los niveles de sal y azúcar e incluir más frutas y verduras en el menú diario.

Además, debe evitarse en la medida de lo posible el consumo de alimentos procesados y grasas saturadas.

Dejar los malos hábitos

Fumar es el ejemplo clásico cuando se trata de malos hábitos con resultados catastróficos para la salud. Por lo tanto, dejar de fumar es uno de estos pequeños cambios con efectos positivos inmediatos.

No es ningún secreto que superar la adicción al tabaco y la nicotina puede ser bastante difícil para la mayoría de los involucrados. Pero también se ha demostrado que no se trata de una misión imposible.

Pequeños cambios, objetivos realistas

Uno de los errores más comunes entre las personas que quieren hacer cambios radicales en su falta de actividad física es querer pasar de «0 a 100» en pocos días. Por lo tanto, no debemos olvidar que cuanto más largo sea el período de sedentarismo, más lenta será la adaptación al ejercicio.

La suma de todos los detalles

Muchas personas pueden sentir que establecer metas como «caminar 15 minutos a un ritmo promedio, tres veces a la semana, durante un mes» es demasiado poco. Sin embargo, estos pequeños cambios, una vez que se convierten en hábitos, generan nuevos retos que se traducirán progresivamente en un mejor estado físico.

Cómo mejorar el equilibrio: consejos de ejercicio que te ayudarán a Estar en forma significa tener un cuerpo tonificado, flexible, musculoso…. y equilibrado! Aquí tienes algunos ejercicios para mejorar tu equilibrio! Leer más «

Mira también:   5 ejercicios para movilizar tus articulaciones

Deja un comentario