Puntos de conexión entre las artes marciales y el Yoga

Las artes marciales y el yoga a primera vista parecen ser modalidades extremadamente diferentes . Los primeros están relacionados con la lucha, pero con un fuerte énfasis en el autocontrol. El yoga está más orientado hacia la meditación y el sentimiento de paz. Sin embargo, hay más conexiones entre ellos de lo que uno puede imaginar.

Las personas que han tomado la iniciativa de complementar una práctica con otra pueden confirmar sus efectos positivos. Un organismo más sano y fuerte es uno de sus efectos, además cuerpo y alma unidos en la búsqueda del equilibrio perfecto. Es un sentimiento de liberación interior y la satisfacción de sentirse bien.

Artes Marciales y Yoga: la combinación que conduce a la armonía

Desde sus orígenes, se pueden encontrar características comunes entre los dos modos ; o mejor, puntos complementarios en busca de un objetivo común.

Afrontar situaciones difíciles con integridad

El conocimiento del propio cuerpo es la base para formar grandes guerreros. Las asanas de Yoga nos permiten identificar hasta el punto más oculto del cuerpo. Así, se convierten en un verdadero espejo interior.

Tanto en las artes marciales como en el yoga , la capacidad de superar los requisitos que sacan a la persona de su zona de confort se lleva al límite . De esta manera, el cuidado individual es más fácil, así como el dominio de cada movimiento.

Mira también:   Conoce los mejores vestidos para que los lleves en tus entrenamientos

Las artes marciales y el Yoga se conectan y se convierten en uno. Durante el combate, es posible estar preparado para cualquier situación peligrosa, manteniendo siempre el equilibrio. El adversario puede desequilibrarse en algunos momentos y por eso es necesario volver rápidamente al centro.

Respirar es un acto consciente

El control adecuado de la respiración es fundamental y uno de los fundamentos tanto de las artes marciales como del yoga. La gestión consciente del aire aporta energía y fuerza . La meditación también se da en movimiento. Con esto, la concentración aumenta y los resultados se optimizan.

Mantener este nivel de conciencia reduce las situaciones de estrés que pueden ocurrir en una confrontación. El autocontrol es físico y mental, lo que resulta en una persona en su mejor condición. Se recomienda que la gente dedique una hora al día a estos ejercicios.

La vida diaria, el trabajo y las responsabilidades personales, así como las presiones, nos afectan negativamente. Por esta razón, es más que saludable despejar tu mente y conectarte contigo mismo.

Flexibilidad del cuerpo

Las posturas, la resistencia y la práctica continua de estas artes hacen que el cuerpo sea más flexible. Con el tiempo, aumenta la elasticidad y, con ella, la capacidad de movilización . Cada músculo se trabaja y luego responde obedeciendo las instrucciones del cerebro.

Las artes marciales y el yoga nacieron en Asia y evolucionaron en el tiempo y el espacio. Ambas modalidades defienden la importancia del respeto , el equilibrio personal y el desarrollo corporal. De hecho, comparten varias posturas para el entrenamiento diario.

Cambiar la perspectiva libera el alma

Los principios predominantes de estas modalidades son la humildad, la tranquilidad y el respeto por el cuerpo. Además de la preparación física, estas artes implican un fuerte trabajo espiritual. Cada situación problemática se analiza desde otra perspectiva.

Mira también:   7 soluciones a errores habituales de formación

Con estos ejercicios, se adquieren las herramientas para poder alejarse del ego y observar desde fuera . Las personas que tienen un conocimiento mínimo pueden decir que es posible formar personalidades.

La búsqueda de un estado de felicidad con control del cuerpo y de las emociones es liberadora. Los paradigmas y los prejuicios se invierten y así cada persona aprende a aceptarse a sí misma. Estos son ejercicios auténticos con el propósito de aumentar la autoestima y mejorar las relaciones sociales.

La meta final de las artes marciales y el yoga

El punto principal es convertirse en personas fuertes, tanto física como mentalmente . La fuerza sólo puede lograrse con verdadera armonía.

Así, los ejercicios combativos se combinan con técnicas de respiración en artes marciales y Yoga. Cuando actúan en colaboración, estos aprendizajes se convierten en sentimientos superiores.

La meta es un ser humano que esté seguro de sí mismo y de su capacidad para interactuar con el mundo. Ciertamente, la identificación de sus debilidades y fortalezas permite comprender las de los demás . Las diferencias existen y son aceptadas, dando el valor que cada una tiene. Para lograr esto, es necesaria una elevación espiritual.

De hecho, la práctica de las artes marciales y el yoga comparte estos fundamentos esenciales para el desarrollo humano. Por un lado, antes de un ataque físico; pero también para otros problemas mentales que dañan en silencio.

4 ejercicios sencillos para iniciarse en el Yoga Tal vez pienses que el yoga no es para ti. Pero después de leer este texto, verás que tienes muchas razones para empezar a practicar Yoga. Leer más «

Mira también:   Combinación de cardio y resistencia para lograr un tanquinho

Deja un comentario