El ejercicio moderado te hace más saludable en todos los aspectos

¡Comparte!

Nadie duda de que hacer ejercicio es beneficioso para la salud. Las autoridades sanitarias nunca se cansan de decir: para tener una vida sana, es necesario comer una dieta equilibrada y hacer algo de actividad física. El ejercicio moderado es suficiente para cumplir con estas recomendaciones.

¡Eso es exactamente lo que lees! Estar activo no significa que todos tengan que ser atletas o correr una maratón. ¿Qué tipo de ejercicio debemos hacer para tener un impacto positivo en el cuerpo? ¿Por cuánto tiempo? ¿Y cuáles son los beneficios para la salud?

A continuación se presentan algunos elementos para entender por qué el ejercicio moderado hará que su vida sea más saludable en todos los aspectos.

Treinta minutos al día es suficiente

El ejercicio regular no sólo ayuda a reducir el exceso de peso. Es beneficioso para la salud general. Las personas que realizan actividades físicas moderadas y regulares tienen una vida más saludable y están más protegidas contra las enfermedades no contagiosas.

Actualmente, las autoridades de los Estados Unidos y de la Unión Europea recomiendan una actividad física moderada de 150 minutos por semana para un adulto en condiciones normales. Lo ideal es que este tiempo se divida en períodos de 30 minutos al día durante cinco días a la semana.

Una actividad física moderada puede ser simplemente caminar rápido, montar en bicicleta o nadar. También puede ser cualquier otro ejercicio aeróbico planificado de intensidad media.

Mira también:   Yoga en la lucha contra el dolor de espalda

Impacto positivo del ejercicio moderado en la salud cardíaca

Entre los impactos positivos más directos de la actividad física moderada se encuentra el beneficio para la salud del corazón. De hecho, el ejercicio mejora la circulación coronaria y fortalece el músculo cardíaco, lo que aumenta el rendimiento cardíaco.

Pero además, realizar al menos 30 minutos de ejercicio regularmente disminuye los niveles de colesterol malo (LDL) y aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL).

Con estos buenos hábitos, podemos asegurarnos de que no se formen placas de ateroma y de que aumente la flexibilidad de las paredes de los vasos sanguíneos y las arterias. El ejercicio físico moderado previene la formación de coágulos y previene ataques cardíacos y trombosis.

Hipertensión y ejercicio

El ejercicio físico moderado ayuda a controlar la presión arterial. Las personas que sufren de hipertensión tendrán una vida más saludable si realizan actividades moderadas con regularidad. El ejercicio físico es el medio no farmacológico más eficaz para controlar esta enfermedad.

El tipo de práctica más recomendado para obtener este beneficio es el ejercicio aeróbico.

Su presencia regular en nuestras vidas no sólo contribuye directamente al control de la presión arterial, sino que también hay beneficios indirectos para ayudar a controlar el sobrepeso y la hipercolesterolemia, lo que a su vez reduce el riesgo de hipertensión.

La actividad moderada ayuda a controlar la diabetes y la osteoporosis

El ejercicio activa los músculos que, cuando están activos, consumen una mayor cantidad de glucosa: el efecto es reducir la glucosa en la sangre. Esta es la razón por la que la actividad física moderada y regular es la opción más saludable para las personas con diabetes.

Mira también:   ¿Puedo hacer ejercicio durante el embarazo?

A nivel óseo, el ejercicio produce mejoras en la composición ósea, aumentando la retención de minerales. Esto reduce significativamente la prevalencia de la osteoporosis, así como la aparición de fracturas. De manera similar, la actividad física moderada reduce el dolor y la discapacidad debido a la osteoartritis.

Ejercicio y salud mental: una vida más saludable

Además de todos estos beneficios físicos, el ejercicio moderado también contribuye a la salud mental. La actividad física moderada y regular mejora la velocidad mental, la memoria y otras facultades mentales.

En personas mayores de 65 años, el ejercicio disminuye el riesgo de padecer demencia y deterioro cognitivo.

La práctica de ejercicios ayuda a aliviar la tensión y el estrés y produce una disminución de los niveles de agresividad, ira y angustia. Promueve sentimientos de optimismo y euforia, aumenta la autoestima y ayuda a prevenir y tratar la depresión.

Las personas que realizan regularmente actividad física moderada encuentran más fácil relajarse y tienen menos problemas de aislamiento social. En resumen, el ejercicio aumenta el bienestar general de quienes lo hacen. ¿A qué esperas para empezar?

¿Cuánto tiempo podemos dejar de entrenar sin perder músculo? No podemos negar que el deporte es bueno, especialmente cuando vemos que hay buenos resultados. Lo malo es que a veces puedes perder músculo. Leer más «

Deja un comentario

shares