Hígado e intestino: dos órganos que los atletas deben cuidar muy bien

La práctica del deporte es uno de los pilares para una vida sana. Ayuda a mantener un peso adecuado, activa el metabolismo y reduce el estrés, entre otras cualidades. Es necesario complementar la práctica con otros cuidados para cuidar también órganos importantes como el hígado y el intestino.

Una rutina de ejercicios afecta directamente al sistema digestivo. Es responsabilidad de todos asegurarse de que estos efectos sean positivos; el conocimiento del propio cuerpo es la mejor manera de que el atleta se proteja a sí mismo.

El papel del hígado y el intestino en los atletas

El hígado juega un papel importante en los atletas, ya que es responsable del almacenamiento de glucógeno. Regula el azúcar en la sangre para que esté presente en todo momento que el cuerpo lo necesite. Sólo con una buena función hepática puede un atleta tener energía y salud.

Los intestinos son fundamentales y vitales. Actúan como una barrera para transportar nutrientes y bloquean las moléculas dañinas. Si la membrana intestinal se vuelve muy permeable, el cuerpo se expone a varias bacterias. Todos los tipos de enfermedades se generan debilitando el sistema inmunológico.

Mira también:   ¿Cómo eliminar la retención de líquidos en las piernas y el abdomen?

Consejos para proteger el hígado y el intestino de un atleta

Es esencial dar a estos órganos la importancia que realmente tienen para la salud del cuerpo. El hábito de mantener un equilibrio entre el ejercicio y otras actividades previene las náuseas, la gastritis, el reflujo, etc. Veamos qué podemos hacer para asegurar una buena salud del hígado y del intestino.

Ajustar horarios

No es aconsejable comer durante las dos horas previas a la actividad física ni en los 30 minutos posteriores. Para no requerir el hígado y el intestino, el estómago no debe estar lleno en el momento de la práctica deportiva.

Seleccione el tipo de alimento que compone la dieta diaria

Es esencial dar prioridad en nuestra dieta a los platos ricos en fibra y nutrientes, tales como vegetales, frutas, granos enteros, vegetales y nueces. Con este tipo de rutina, se favorece la eliminación de residuos y se previenen enfermedades como el cáncer de colon.

Reducir los dulces y los productos químicos

Todos los atletas deben evitar comer alimentos con altos niveles de azúcar, harinas y grasas refinadas. Aunque por lo general son alimentos tentadores y parte de hábitos arraigados, no son positivos para el cuerpo.

Lo mismo sucede con los productos que tienen altas tasas de elementos químicos. Especialmente en este grupo son los procesados. En la práctica, debido a la falta de tiempo, todos caemos en algún momento en las trampas de la comida rápida.

Líquidos en cantidad y calidad

Es común hablar de la importancia de consumir al menos dos litros de líquido al día. Sin embargo, es necesario aclarar qué líquidos se recomiendan además del agua.

Mira también:   Tres complementos fundamentales para su desarrollo físico

Los fluidos más positivos como auxiliares de la función hepática e intestinal son:

  • Té verde
  • Infusiones digestivas
  • Infusiones de purificación
  • Caldo vegetal
  • Té Kukicha

Mastique y mastique antes de tragar

Una forma de colaborar con el trabajo del sistema digestivo es masticar bien los alimentos. Lo ideal es procesarlas hasta que se conviertan en líquidas y luego tragarlas. Así, se facilita la absorción de vitaminas, minerales y ácidos; la digestión mejora y el cuerpo tiene una sensación constante de bienestar.

Aún mayor tranquilidad al comer

Los problemas intestinales están estrechamente relacionados con los estados emocionales. Aunque es difícil, tienes que aprender a manejar el estrés. Además, a la hora de cada comida, debe prevalecer la armonía. Del mismo modo, usted debe administrar el tiempo asignado a este momento.

Una de las principales causas del mal funcionamiento gastrointestinal es comer de prisa. Tiene que dejar de hacer bocadillos mientras camina de un lugar a otro o almorzar durante una discusión.

Aporte de omega-3 en casos de función intestinal irregular

Aquellos que sufren de desequilibrios intestinales son favorecidos con nutrientes como omega 3, vitaminas K y B. Además, se pueden incluir algunos probióticos como el yogur y los prebióticos para mejorar la flora intestinal.

Para completar

La actividad física , ya sea profesional o amateur, es excelente para la salud. Una vez que el equilibrio entre la dieta, las emociones y el ejercicio está asegurado, se puede esperar un cuerpo sano, incluyendo el hígado y el intestino, así como todos los órganos del cuerpo. Los resultados son visibles inmediatamente.

Consecuencias del tabaquismo para los pulmones y para el deporte Muchos estudios confirman las consecuencias a largo plazo del tabaquismo para la salud. Hoy descubriremos cuáles son. Leer más

Mira también:   ¿No tienes motivación para ir a la academia? Ver 6 razones para no abandonar

Deja un comentario