Muchas enfermedades cardíacas son causadas por dietas altas en grasa

¡Comparte!

Muchos sitúan a las grasas como los principales «villanos», pero la cuestión es cuánto y qué tipo de grasas consumimos cuando se trata de tener una fuerte relación entre la aparición de la enfermedad cardíaca y la ingesta excesiva de ciertas grasas. Encontremos esta conexión en el artículo de hoy.

¿Las grasas son responsables de las enfermedades cardíacas?

Hay una frase que dice que «somos lo que comemos», y podríamos añadir que también nos enfermamos dependiendo de cómo cuidamos nuestra comida.

Aunque, en este caso, hay varios factores que influyen en nuestra salud (actividad física, tabaquismo, alcohol o antecedentes familiares) y que también están relacionados con las enfermedades del corazón, nuestra dieta tiene una gran influencia.

Sin embargo, aunque en general se piensa que las grasas son el enemigo número uno de la salud, varios estudios afirman que el problema está en la calidad y cantidad en que se ingieren.

Si pensamos que todas las grasas están en el mismo grupo, dejaremos de lado los beneficios que nos aportan ciertos tipos de grasas. Las grasas trans o saturadas son las que realmente pueden causar enfermedades, por lo que debemos controlarlas muy bien y, si es necesario, reducir su consumo.

Por otro lado, las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas, presentes en muchos alimentos de la dieta mediterránea, son responsables de la reducción de las enfermedades cardiovasculares en la sociedad actual.

Mira también:   Qué puede hacer para evitar la retención de líquidos

Además, no podemos ignorar los ácidos grasos poliinsaturados, conocidos como Omega 3, presentes principalmente en el pescado y que son esenciales en las dietas saludables de hoy en día.

«Una dieta alta en grasas es igual a una enfermedad cardíaca»

Aunque esta «fórmula» parece bastante adecuada para definir el riesgo de la ingesta de grasa hoy en día, no es del todo cierta. Los efectos de las dietas basadas en grasas sobre la salud cardiovascular han sido investigados durante años.

Básicamente, tratamos de saber cuál es la relación entre estos componentes y el colesterol, la presión arterial alta o los ataques cardíacos. Hasta hace poco, se pensaba que el riesgo de enfermedad cardiaca estaba relacionado con la ingesta total de grasa. Hoy sabemos que comer grasas «malas» es una de las causas, pero no la única.

En las últimas décadas, hemos cambiado -desgraciadamente para peor- nuestra dieta y hemos añadido muchas grasas trans a los alimentos que compramos y consumimos regularmente.

Esto tiene un impacto directo en la salud de nuestra generación y de las generaciones futuras, ya que el hábito de comer comida frita y comida rápida se instaló en la sociedad sin pensar en sus verdaderas consecuencias.

Debemos tener mucho cuidado con lo que comemos o lo que les damos a nuestros hijos para la cena. Desde la introducción de alimentos elaborados con aceites ricos en grasas saturadas (por ejemplo, aceite de palma) y la gran cantidad de productos fabricados artificialmente , las enfermedades cardíacas y la obesidad han aumentado, incluso en los niños.

Los aceites parcial o totalmente hidrogenados, utilizados en productos de panadería, cremas, mantequillas, cereales congelados, precocinados, dulces o de desayuno, son también responsables de que cada vez más personas sufran de un alto nivel de colesterol.

Mira también:   Conozca los diferentes usos del aceite de coco

Esto ocurre porque el proceso de hidrogenación convierte los aceites en ácidos grasos que, al ser ingeridos por el cuerpo, se transforman en lípidos. Como resultado, además de aumentar el colesterol «malo» y los triglicéridos, la cantidad de colesterol «bueno» o HDL disminuye.

Y no podemos omitir las grasas saturadas de los productos de origen animal, c omo carne, productos lácteos o huevos. Esto no sería malo para el cuerpo si se consumieran crudas o cocidas, pero el problema es que para cocinarlas, utilizamos aceites a una temperatura muy alta, lo que provoca que se hidrogenen.

¿Qué causa la enfermedad cardíaca?

Podríamos entonces indicar que la ingesta excesiva de grasas trans y saturadas es responsable de la enfermedad cardíaca. Pero eso sería echarle toda la culpa a ellos, cuando son sólo parte del problema.

Hay otras causas importantes que vale la pena destacar. Los diferentes factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular son:

  • Presión alta (que puede deberse, por ejemplo, al consumo excesivo de sal o a problemas emocionales)
  • Obesidad y sobrepeso
  • Sedentarismo
  • Fumar
  • Falta de actividad física
  • Factores hereditarios
  • Edad
  • Estrés
  • Consumo de alcohol

Por lo tanto, decir que las grasas son responsables de las enfermedades cardíacas sería una falacia. Son uno de los factores de riesgo y, afortunadamente, podemos corregir su ingesta para controlar su riesgo. Ten un corazón sano!

¿Cuál es el mejor momento para comer carbohidratos? Hace unos años surgió la idea de que los carbohidratos son enemigos. Averigüe si esto es cierto y cuándo es el mejor momento para comer carbohidratos. Leer más «

Deja un comentario

shares